1991 – Texto de Frederico Morais no catálogo da exposição conjunta de esculturas de Evandro Carneiro e pinturas de Cosme Martins na Galeria Arte Actual (Santiago do Chile)

1991 – Exposição de esculturas, conjunta com pinturas de Cosme Martins, na Galeria Arte Actual, em Santiago (Chile)
1991 – Exposição de esculturas, conjunta com pinturas de Cosme Martins, na Galeria Arte Actual, em Santiago (Chile)

“Evandro Carneiro:

Evandro Carneiro aún se deja encantar por la sensualidad de las patinas y de las texturas, creando una material bulliciosa y inquietante en la superficie del bronze, en la cual inscribe fragmentos o restos de figuras, ranuras y grafismos. Por esto, se distancia del Expresionismo. En su escultura no existen delirios subjetivos o agitación. A veces también, recorre una vía metafísica, sin, no obstante, caer en los excesos literarios del movimiento creado por Gregorio de Chírico. Lo que es possible ya que, simultáneamente, se aproxima al Cubismo, que es una de las fuentes del ‘clasicismo’moderno. Una ‘leve dosis de espectralismo y de misterio’ en algunas de sus esculturas, no coincide con su clara voluntad de forma. Evandro Carneiro tienela sensatez, el equilibrio y la serenidad de las formas, cualidades de la cultura clásica, mediterránea.

En los rostros esculpidos en granito no hay ningún enigma o inquietude, apenas material y forma. Sus esculturas no son el receptaculo del dolor del mundo o de la subjetividad del autor, ellas no ilustran vivencias de lo cotidiano ni inquietudes filosóficas. Son apenas esculturas. Forma pura. Sus esculturas, independiente de los temas, caben dentro de formas geométricas. La curva plena está ausente, indicando que él no es un artista barroco y las horizontals prevalecen sobre las verticals, contrariando así, la tradición antropomórfica de la escultura. En este sentido, se puede afirmar que es un escultor asbtracto, bastante próximo a la pureza formal de Brancusi.

En las piezas realizadas con mármol y granito, Evandro Carneiro se muestra marcadamente más classico. Superficies lisas, formas compactas, geometrías limpias. Sus esculturas mantienen un aura clássica, pero ya frecuentan el territorio del arte moderno, también, post-moderno. Una segunda línea de su escultura es representada por los trabajos en bronce y en ellas hay una tensión entre tradición y modernism, entre modelaje y estructura de arreglo. Secciona brazos, piernas, pies o alas para, después, remontarlos en estructuras dramaticas o en pequeñas narrativas miniaturizadas, que pieden al espectador una lectura silenciosa y, sobre todo, imaginative. Y ampliando este proceso desmitificador, miniaturize cuerpos, diversos en los modelados, en los cortes, posturas y texturas, que son, después, alineados en una base extensamente horizontal, como si él quisiera crear ahí una especie de pauta musical, cada estatuilla valiendo como una nota, y todas juntas, Armando un diseño en el espacio, sinuoso y rico de tonalidades.

Si le aplicamos a Evandro Carneiro la distinction propuesta por Margit Rowell para la escultura contemporánea, diríamos que, en la primera línea, él busca una ‘estética de la naturaleza’, teniendo al hombre como medida, en la segunda, una ‘estética de la cultura’, teniendo el arte como medida. La tension entre estas dos líneas es la que fascina en su escultura y le da sentido.

Frederico Morais
Cosme Martins pinturas e Evandro Carneiro esculturas na Galeria Arte Actual
Santiago do Chile, de 1 a 25 de agosto de 1991